Español

El número de muertos en el asilo de ancianos de Clearwater alcanzó los 11 mientras el ex director del lugar detalla los problemas

Por Mary Clarkin / The Active Age

Muchos residentes de un asilo de ancianos de Clearwater donde se están reportando 11 muertes por COVID-19 no recibieron baños durante más de cinco semanas, dice el ex director del asilo.

Christine Zeller, una enfermera registrada con una maestría en enfermería describió la falta de baño como parte de un patrón de atención deficiente causada por la rotación de empleados y la escasez de equipos y suministros en Clearwater Nursing & Rehabilitation. Ella hizo las acusaciones en testimonio escrito al Comité Judicial del Senado de la Legislatura de Kansas la semana pasada.

“Muchos de los residentes habían pasado más de cinco semanas sin ser bañados, ya que la instalación tenía una escasez de alojamiento apropiado”, escribió Zeller, quien comenzó a trabajar el 24 de febrero en Clearwater, unos dos meses antes de que el primer residente dio positivo para COVID-19.

Kate Flavin, una portavoz del condado de Sedgwick confirmó el martes que 11 residentes de la casa de ancianos murieron a causa del virus. Se había informado previamente que ocho residentes murieron. No estaba claro de inmediato por qué el número no se actualizó antes.

En total, 22 muertes en el condado de Sedgwick se han atribuido al COVID-19, con al menos 19 en Clearwater y otros dos hogares de cuidado a largo plazo. En todo Kansas,  grupos de casos en centros de atención a largo plazo han contabilizado 126 de las 236 muertes del estado, según el Departamento de Salud y Medio Ambiente de Kansas. 

El testimonio de Zeller llegó cuando la Legislatura estaba considerando – para finalmente aprobar – dar a los asilos de ancianos protección adicional contra las demandas.

Las instalaciones de Clearwater, con certificación para casi 70 camas, tenían dos áreas de ducha lado a lado, lo que permitía que como máximo dos mujeres o dos hombres se bañaran al mismo tiempo, dijo Zeller.

La escasez de equipo de protección personal hizo que los miembros del personal compartieran “vestidos de aislamiento” que se dejaban en las habitaciones de los residentes, de modo que “todos los que entraron en la habitación compartían el mismo vestido”, escribió Zeller. Los vestidos de papel fueron diseñados para ser usados una vez y luego desechados, dijo.

Antes de que se detectara el primer caso positivo en Clearwater, los trabajadores no usaban constantemente máscaras faciales -según las instrucciones de la administración, dijo Zeller- y algunos suministros de protección estaban bajo llave y sólo eran accesibles bajo la dirección del administrador, dijo.

Zeller estimó que cuando ella empezó a trabajar en el lugar, alrededor del 65 por ciento del personal estaba afiliado a varias agencias de empleo. “No ofrece ninguna continuidad de la atención”, dijo, porque el asilo de ancianos no sabía qué trabajador sería suministrado por las agencias en un día determinado.

Zeller dijo que hay “empleados que son realmente empleados de ese lugar que todavía están allí porque aman a los residentes y las personas que están cuidando,” pero agregó que la moral general del personal estaba “decaída” cuando ella llegó.

“No tenían ninguna fe en la administración y los residentes se sentían de la misma manera”, dijo Zeller.

Ella dijo que un residente, hablando en una reunión del consejo de residentes, dijo: “‘¿Cuánto tiempo estarás aquí? Nadie dura en esa posición.'”

Propietario: Asilo ‘en pleno cumplimiento’

El asilo Clearwater es propiedad de Willie Novotny de Manhattan, quien también opera Orchard Gardens en Wichita y varios otros hogares de ancianos en Kansas. En un correo electrónico enviado a The Active Age,  Willie Novotny dijo que estaba al tanto del testimonio escrito por Zeller “ya que también está siendo distribuido por todo el estado por los abogados del Demandante en preparación para su futuro”.

“Clearwater Nursing and Rehab fue encuestado en mayo por el Kansas Department on Aging surveyors para el cumplimiento del control de infecciones y el plan de emergencia COVID. Se encontró que estábamos en pleno cumplimiento. Al realizar esta encuesta, nuestros registros, procedimientos y plan de respuesta habrían sido revisados y nuestro personal habría sido entrevistado. No se encontraron problemas. Las acusaciones de la Sra. Zeller son infundadas. “

Un informe de inspección muestra que los residentes se quejaron de la infrecuencia de bañarse en enero. Entonces se le dio al asilo Clearwater hasta el 29 de marzo para remediar varios problemas identificados por el estado, dijo Zeller. Incluyeron el baño, el uso indebido de equipos de elevación de pacientes y el proceso de queja de la instalación, dijo. Prepararse para la fecha límite de marzo era una prioridad,  dijo que se le dijo.

Sin embargo, la inspección de seguimiento de marzo para ver si se habían corregido violaciones previas no se produjo, según Cara Sloan-Ramos, oficial de información pública del Department for Aging and Disability Services.

El gobierno federal dirigió una racionalización de las inspecciones mientras la nación se ocupaba de la pandemia. Entonces, el asilo de Clearwater pidió permiso para revisar el plan de corrección de Clearwater, y fue concedido.

Pruebas positivas, las muertes se multiplican

En abril, un residente del asilo de ancianos de Clearwater llevado al hospital con dificultades respiratorias recibió una prueba para detectar COVID-19. El resultado fue positivo,  y el hospital notificó a la residencia de ancianos el 11 de abril, dijo Zeller.

Para el 18 de abril, una docena de residentes de Clearwater habían dado positivo y dos habían muerto. Finalmente, al menos 51 residentes y 17 miembros del personal dieron positivo con COVID-19, incluyendo Zeller.

Zeller dijo que el día de la primera prueba positiva, la administración y el personal desinfectó superficies táctiles, limpiaron la habitación del residente que había dado positivo, y puso en cuarentena a todos los demás residentes en sus habitaciones. Después de sentirse débil,  fue a su médico en Hutchinson y se le hizo la prueba del virus. Ella lo tenía. Permaneció aislada en casa.

Al ser dada de alta por su médico para volver al trabajo, Zeller regresó a Clearwater el 4 de mayo. Willie Novotny le dijo de antemano que el personal había perdido la confianza en ella y estaba enojado con ella por estar enferma, escribió Zeller en su testimonio. También escribió que no encontró a nadie que dijera que estaban molestos con ella por estar enfermos.

El 12 de mayo, la dirección y la esposa de Novotny, Michelle Novotny, le dijeron a Zeller que su empleo había terminado porque no era “una buena opción”, declaró el testimonio.

La terminación “no tuvo nada que ver con su diagnóstico positivo COVID-19”, dijo Willie Novotny en su correo electrónico a The Active Age.

The Kansas Department for Aging and Disability Services proporcionó un informe de una página sobre la revisión del 18 de mayo del asilo Clearwater que dijo que una Encuesta de Control de Infecciones Dirigidas/COVID-19 Encuesta Enfocada encontró que la instalación estaba en conformidad con las prácticas recomendadas por el gobierno federal para prepararse para COVID-19.

Además, las alegaciones en cinco denuncias “no fueron justificadas”, dijo el informe, sin describir las quejas en el informe. “No se encontró ningún incumplimiento. La instalación cumple con todas las regulaciones encuestadas”, concluyó el informe.

Enfermera: ‘Se merecen algo mejor’

El asilo de ancianos Clearwater no está obligado a tener una bañera o bañera de hidromasaje, porque inicialmente obtuvo su licencia en 1969, antes de que fuesen requisito en 1993. No hay plazos establecidos federales o estatales para que el personal proporcione baño a los residentes de las instalaciones de enfermería,  pero los residentes deben recibir higiene consistente con sus necesidades y opciones. Sloan-Ramos señaló que los residentes tienen derecho a rechazar un baño. Los Centros Federales de Servicios de Medicare y Medicaid aconsejaron al personal de las instalaciones de cuidado a largo plazo que usaran mascarillas mientras estaban en el trabajo a partir del 2 de abril.

Zeller dijo que presentó su testimonio al Comité Judicial del Senado como defensora de los residentes de asilos de ancianos pues cuenta con 24 años de experiencia

“No estoy haciendo esto como una cosa de venganza en absoluto”, dijo Zeller. “Lo estoy haciendo más para que los legisladores sean conscientes de la posición en la cual están poniendo a las familias, así como a los residentes”. “Estoy pensando que saldré por mi cuenta y abogaré”, dijo. “Solo siento que merecen algo mejor.”


Este artículo fue producido como parte de Wichita Journalism Collaborative, una asociación de siete organizaciones de noticias. El esfuerzo es apoyado por Solutions Journalism Network y financiado por la Foundation Knight.